La partida va a comenzar. El público ha decidido el pasado 24 de mayo como han de repartirse las cartas y quienes van a ser los jugadores. El tapete verde de esperanza sostiene los “amarracos” o concesiones programáticas que los jugadores (partido) canjean, apuestan y arriesgan en la Partida a 4 años salvo que los órdagos proliferen sin sentido y más de un jugador quede expuesto.

Grande, Chica, Pares y Juego. Son las jugadas principales en las que se enfrentan las dos Parejas formadas por una combinación de lo anterior y de lo nuevo; del pasado-presente y del presente-futuro. El PSOE forma pareja con PODEMOS, el PP se junta a CIUDADANOS. Eso han decidido los jueces árbitro en las urnas. Mal que les pese a algunos. Atrás quedan siglas como IU, PA, UPyD…y Jugadores nacionalistas relegados a una liga inferior tanto en Euskadi como en Cataluña o Galicia.

Pero formar pareja no es fácil, Hay que comprender y saber interpretar el juego del otro, de tu aliado, del que se sienta frente a tí y se muerde el labio, o guiña un ojo, o te saca la lengua mientras abre los ojos de forma inusual. Quizá ha torcido el gesto y no te has dado cuenta del apoyo en pares que te brinda; o simplemente habla con tu rival para despistarle mientras tú pides mus llevando un solomillo y treinta y uno a juego.

Hay que aprender de nuevo con el otro, ya que solo tienes 4 cartas y precisas las de tu compañero de pareja. Se acabó la baraja infinita de la que podías servirte con cierta gracia y poder así superar los retos que te planteaba tu contrincante de siempre. Ahora sois cuatro y empiezas a entender y agradecer que, al menos, cuentas con el otro nuevo jugador para formar pareja y seguir jugando. En este juego, como en la nueva arena política, ya no eres el protagonista principal, el eje vertebrador, la columna esencial. Eres la mitad de tu pareja. Si no entiendes esto, quedarás eliminado y fuera de juego pronto.

Nos necesitamos, la izquierda tiene que volver a aprender de nuevo las lecciones de la partida de 1979, con nuevos jugadores, pero con la vista puesta al juego de la vida, no de suma cero. Aprendamos de John Nash y su contribución a la Teoría de Juegos en base al comportamiento altruísta o egoista y sus resultados. Veamos como juegan ahora los nuevos y los clásicos jugadores.

Sabrán comportarse?

Jugarán a Ganar- Ganar o al Gano-Pierdes que suele acabar en el Pierdo-Pierdes

2015-05-25T22:07:01+00:00