Es la Competencia más buscada, junto con el Liderazgo, por la mayoría de las Compañías del mundo. Atrás quedaron los “Llaneros Solitarios” y, en términos locales, los “Cid Campeador”.

Saber integrarse con otros, ser colaborativo y compartir el conocimiento con los compañeros de trabajo es clave para la productividad y el éxito empresarial. Porque hay muchas barreras que superar y vencer para abrirse a los demás, compartir información y remar en el mismo sentido. En muchos de los Cursos y sesiones de Desarrollo que he mantenido con gerentes, directivos y cuadros medios  de diferentes empresas he tratado de enseñar las virtudes del trabajo en equipo partiendo de la experiencia vivida y también de la simulación grupal afin de que se pudieran visualizar las conductas y actitudes cooperativas y orientadas al logro y resultados, junto con aquellas que frenan, bloquean y generan conflicto competitivo con el consiguiente derroche de energías y recursos.

Aceptar a los demás, ser proactivo a la hora de formular propuestas y también a la hora de pedir disculpas o dar feedback, no es facil. Es dificil para algunos, que se consideran velocistas, correr en equipo. No quieren ni pueden esperar. Aunque ello suponga no alcanzar los objetivos generales, se consuelan diciendo que al menos ellos los han cumplido. Cada día me encuentro más ejemplos de competencias transversales con la de trabajo en equipo. Hace ya 10 años que culminó uno de mis trabajos de asesoramiento y diseño a Directivos de IKEA y recuerdo como fue de interesante combinar el trabajo en equipo con la competencia de Aceptación de la Diversidad y Multiculturalidad. Era y es obvio que hoy en día en los equipos de trabajo y/0 diseño y/o investigación puedes encontrarte con colegas de otras culturas y razas. Y  aún hay personas que tienen prejuicios y barreras!!

En la acción política, las competencias directivas se han malinterpretado y en muchos casos pervertido. Mientras que en la vida real el Liderazgo como capacidad de ilusionar y comunicar objetivos organizando los esfuerzos de las personas a su consecución implica trabajar y crear equipo partiendo de las características personales y ejerciendo el Líder una comunicación persuasiva y empática capaz de reconocer las diferencias individuales y dar sentido al esfuerzo de cada uno, en Política ocurre todo lo contrario: El Líder quiere un equipo (su equipo) nombrado por el, sometido a el, sumiso con el. El Líder se rodea de amigos, amiguetes y personas que han guardado en el baúl su conciencia y criterios propios. Forma equipos inseguros pero complacientes. Para que no haya problemas, concentra el poder en sus manos. Así no tiene que dar explicaciones a un tercero o terceros. En aras a una más que discutible razón de unidad es Secretario General, Candidato, Diputado y Comisario si le dejan.

Jugar en equipo es trabajar con los demás. Aceptarlos y luchar con ellos convenciéndolos si tienes visión y decisión, para alcanzar las metas que todos han decidido. Jugar en equipo es no confundir Fines y Medios. Ser Candidato es un Medio, no un Fin en si mismo. Y si uno no está a la altura pues renuncia y deja el paso a otros porque lo que importa es el Fin ¿no?

Jugar en equipo es reconocer a los demás la oportunidad de representar y participar activamente de la politica organizacional. En Política ocupar cargos públicos más de 10 años debería suprimirse. De la misma manera que por la vía de los hechos Jose María Aznar y Jose Luis Rodríguez Zapatero  Presidentes de Gobierno decidieron no estar más de dos mandatos –Two Term Limits-, el resto de cargos públicos (concejales, Alcaldes, Parlamentarios Autonómicos y Nacionales) no debieran de superar los tres mandatos.

A ver cuanto tardan el PSOE y el PP en hacerlo. Pueden empezar ya de cara a las próximas elecciones Municipales y Autonómicas de mayo de 2015 y Generales de finales de dicho año. Quien lleve tres o más legislaturas que deje paso ya a otros con nuevas ideas, propuestas y energías.

2017-06-19T13:25:42+00:00