Una Fábula Deportivamente Política

La pasada temporada 2013 – 2014 concluyó con el ascenso a la primera división de la Liga de dos nuevos equipos. Cercanos ya a concluir la presente Temporada (el Campeonato se decidirá el 24 de mayo), los principales Equipos-Partido ultiman los fichajes de primavera.

Mientras el Real Madrid tira de sus reservas ante los fiascos cometidos por sus anteriores Tesoreros y Director Financiero, el Barça saca pecho y en una jugada maestra, relega al lateral izquierdo Gómez apoyado por las Peñas de la Capital e impone el fichaje sorpresa de un medio centro: Salvatore GABILONDO. Algunos medios ya unen el éxito o fracaso de este fichaje al del autor del mismo, el Secretario General del Club Pedro Sanchez, quien habría dado instrucciones para que renovaran hasta fin de temporada al punta Meñique CARMONA.

Quien se está tomando con tranquilidad la política de fichajes, partido a partido y elección a elección es el Atlético de Madrid. Preocupado por la fidelidad de la hinchada y de los jugadores, la Dirección del Club ha diseñado una extraordinaria combinación de maquillaje y puesta a punto del conjunto mediante altas dosis de ácido hialurónico y exigente entrenamiento deportivo con acero valyrio.

En cuarta posición se sitúa presionando a diestro y siniestro del terreno de juego, el Valencia Club de Fútbol. Animado por una fuerte inyección de capital chino y de donde haga falta, no escatima en lujos y dispone de fuertes sumas para lanzar tentadoras ofertas a jugadores de otros equipos. Últimamente ha hecho diversas operaciones y fichajes en Asturias, País Valenciano, Aragón y está por ver Andalucía.

Sin embargo no es oro todo lo que reluce. Esta Liga está asfixiada por las deudas de los clubes y por una lucha de intereses entre los directivos de los Equipos en la que se mezcla la ambición, el dinero y el poder. A diferencia del Imperio Romano, este Imperio Hispano adolece del panem y abunda en lo circenses. Como dijo alguien, es la economía, estúpido!!

2015-04-18T18:50:56+00:00